Segunda Peregrinación de ayahuasca y bufo: Más Allá del Comienzo, 3ra parte

segunda peregrinacion ayahuasca y bufo alvarius

Hola, estimado lector, soy Gissa Lavin y nos adentramos en el último capítulo N.º 3 de mi relato. Siento que ha sido una verdadera aventura de la cual estoy profundamente agradecida. Compartir este viaje con ustedes ha despertado también reflexiones sobre lo terapéutico que es escribir y lo sanador que ha sido revivir cada paso de mi proceso, abrazándolo y amándolo aún más, recordándome el propósito de mi presencia en esta vida. Además, descubrir y apreciar esta nueva faceta inexplorada de comunicar ha sido muy revelador hacia mi persona. Siento que estamos al inicio de un emocionante viaje. Si has llegado hasta aquí sin haber leído los capítulos anteriores, te invito a hacer clic en los siguientes enlaces ayahuasca mi experiencia y visiones / mi año despues de ayahuasca y bufo alvarius: 2da parte

Aprendiendo a Escuchar: Preparándome para mi Segundo Encuentro con las Medicinas ancestrales

Hace un año, al salir de mi primer retiro, Oriana y Sofía me dejaron la puerta abierta para regresar cuando lo deseara y así profundizar aún más. Entonces surgió en mí la reflexión sobre el uso frecuente de las medicinas, cuestionándome si era apropiado refugiarme en ellas cada vez que quisiera o me sintiera mal, considerando que existen otras maneras de crecer y evolucionar día a día. Aunque al principio resultó confuso, con el tiempo fui comprendiendo muchos aspectos. Cada ser tiene la libertad de elegir (el libre albedrío), y Dios nos brinda innumerables opciones y caminos para escoger. Pero para estar más receptivos a explorar esas nuevas ideas, experiencias y perspectivas, es fundamental mantener una mente muy amplia que te permita elegir libremente, sin imponer límites a tus pensamientos o ideales.

Fue entonces cuando comprendí que mis cuestionamientos estaban siendo limitados al temer caer en un posible abuso de estas plantas, cuando en realidad era mi falta de determinación para dejar mis malos hábitos. Estas medicinas han traído mucho bien a mi vida, transformándome en un ser mucho más conciente y coherente. Comprendí que al operar desde la apertura mental y la coherencia, fortalecemos y cultivamos el «poder de la intuición», esa guía que emana del corazón y se conecta con una verdad profunda que va más allá de la razón.

Fue ese sentimiento de ir más allá conmigo en un momento tan crucial de mi vida, en el que las razones e intenciones se presentaron y me impulsaron a regresar, lo que me llevó a superar mis dudas autoimpuestas.

Asimismo, aprendí a descifrar los mensajes de Dios que se manifestaban en todo momento, siempre sintiendo su guía y compañía en cada paso en mi camino. A menudo lo veía en lo cotidiano, cuando colocaba obstáculos en mi trayecto, empujándome hacia rutas que jamás había considerado, cerrando algunas puertas pero abriendo otras con mejores opciones. Personas que se cruzaban en mi vida con mensajes o lecciones que resonaban con lo que necesitaba aprender en ese momento. Incluso con aquellos que cuyas ofensas activaban en mí un sentimiento de rabia, recordándome que esa emoción aún necesita ser atendida. Fue entonces cuando recibí un mensaje de Oriana, como una señal en mi teléfono, con las nuevas fechas para retiros, sin haberla contactado previamente. Ese mensaje se alineó con ese sentimiento e inquietud latente que ya se venía manifestando. Así, tome la decisión de contactarla y reservar una fecha para un nuevo encuentro.

primera jornada de ayahuasca: la Alquimia del Corazón

Era un día lluvioso y melancólico, ya que en lo más profundo de mi sabía que ese día traería consigo un gran cambio, dejando atrás aquellas cargas emocionales que me impedían dejar mi antigua vida. Durante mi trayecto recuerdo haber llorado mucho, lo que permitió aliviarme bastante y así llegar más restablecida al lugar.

Al llegar, me encontré con otras cinco personas más, todos reunidos alrededor de la chimenea que nos abrigaba en una noche fría y lluviosa. Prestamos atención a la información e instrucciones de Sofía, una de las guías y cuidadoras del lugar. Al comenzar la ceremonia, estábamos preparados para la toma de ayahuasca, yo dejando claras mis intenciones en aquel brebaje.

Así fue como, pasados los 20 minutos desde que bebí, comenzó mi experiencia. La primera emoción con la que conecté fue el dolor en mi corazón, ese sentimiento que venía creciendo durante los últimos meses a medida que veía mi vida con mayor claridad. Experimenté un duelo muy intenso en ese momento, pero diferente; podría describirlo como un dolor impregnado de sabiduría y amor. Llorando sin cesar, abrazaba a ese dolor con todas mis fuerzas y sientiendo un profundo agradecimiento por los años en que este dolor me acompañó, recordándome que sin haberlo experimentado y transitado, no habría aprendido tantas lecciones valiosas que me ayudaron a crecer espiritualmente, descubrir quien soy y sacar la mejor versión de mí misma.

Sentí que ese agradecimiento cada vez se volvía más expansivo e infinito hacia ese dolor, fue de tal magnitud que en un instante tuve que rendirme y entregarme a amarlo profundamente. Comencé a experimentar mucho amor, de esos que amas sin importar la forma o la manera. Fue un sentimiento de amor incondicional que conectó con mi relación de pareja, mostrándome que ambos somos hermosas almas libres y merecedores de las maravillas de la vida, Comprendiendo que nuestra unión ya no nos ofrece un espacio fértil para nuestro crecimiento personal, y que renunciando al otro abrimos nuestro abanico de posibilidades para elegir nuevos rumbos, descubrir nuevas experiencias y atraer más oportunidades a nuestras vidas, liberándonos de todo condicionamiento. Al romper los lazos de nuestra unión, iniciamos un nuevo capítulo en nuestro viaje como padres, brindando a nuestra hija la oportunidad de crecer en un ambiente enriquecido por amor, comprensión y respeto. Este paso nos permite cultivar una descendencia más armoniosa, fortaleciendo el vínculo que nos une en esta travesía de la vida.

entonces cuando aquel dolor, transformado en amor y sabiduría, se convirtió en un remolino de luz y energía que ascendió al cielo y se desvaneció. Experimenté un alivio impresionante en mi alma, como si la medicina hubiera disipado por completo el dolor, brindándome un profundo descanso. Luego surgió una corriente que se extendió por todo mi cuerpo, provocando una nueva sensación, trayéndome mucha alegría y felicidad que inundó mi ser, provocándome un irresistible deseo de reír a carcajadas. Pasé horas riendo, envuelta con una manta desde la cabeza para no perturbar a mis compañeros que también estaban inmersos en su propio proceso.

Con el efecto de la ayahuasca empezando a disminuir, sentí que su trabajo ya estaba hecho, y fue entonces cuando comenzó mi vómito, expresando mi gratitud infinita por haber impregnado en mi mente, alma y cuerpo un nuevo entendimiento lleno de amor y con una mayor claridad mental.

segunda jornada, bufo alvarius: la Liberación del Espíritu

Despertar al día siguiente fue una experiencia revitalizante, me sentí renovada y llena de energía. Mi cuerpo parecía ligero como una pluma. Esta sensación me llevó a reflexionar sobre el peso del dolor emocional, que a menudo se convierte en una carga que arrastramos a lo largo de la vida, recibiendo de forma colectiva el sufrimiento de nuestro linaje familiar. por eso es importante Explorar nuestra propia identidad, desaprendiendo aquello que nos han inculcado, como tambien aprender a escucharnos, identificar nuestras necesidades y fortalecer nuestra autoestima a través del amor propio.

Tras esta hermosa reflexión matutina, nos reunimos en una acogedora sala para disfrutar de un delicioso y abundante desayuno, acompañado de conversaciones entretenidas y un breve descanso antes de experimentar con la secreción de la ranita Bufo Alvarius. Una vez reunidos en la sala de terapia, Sofía nos brindó información e instrucciones concisas sobre los ejercicios de respiración necesarios para fumarla, ya que basta con una calada para experimentar su efecto de inmediato.

Después de estar debidamente instruidos y preparados, dio inicio la ronda. Debo admitir que me sentía sumamente nerviosa. Es importante mencionar que en cada experiencia con ayahuasca y en cada inhalación de la secreción de Bufo en estos dos retiros que he tenido en mi vida, siempre estuvo presente el miedo, los nervios y la duda. Sabía que eran manifestaciones de mi ego, diciéndome que debía detenerme, que ya era suficiente, y sembrando semillas de temor en mi mente: ¿Y si algo me sucede? ¿Qué pasaría? Sin embargo, era plenamente consciente de que para enfrentar esos temores, debía aventurarme con coraje, como cualquier cosa en esta vida, al tomar decisiones complicadas o difíciles.

Finalmente, llegó mi turno. Vaciando mis pulmones y estómago para tomar una larga calada de la pipa. Y fue en ese instante, que todos mis sentidos se desvanecieron, perdiendo la noción de mi existencia. No experimenté imágenes visuales, solo era una fuerza expansiva que crecía de manera gradual. Esta expansión era tan intensa y cada vez se hacía más y más grande que ni las palabras escritas aquí, ni tu mente al leer este texto pueden imaginarlo, a menos que hayas experimentado el DMT, psicodélicos, la iluminación o hayas tenido un viaje similar, o que sé yo, son experiencias tan únicas y difíciles de transmitirlas, pero es incomparable.

Los reinos de la mente esconden dimensiones tan profundas, divinas e infinitas que, de renacer, le pediría a dios reencontrarme de nuevo con estas plantas de poder. Continuando con la narración de esta fuerza expansiva, sentí que ya no podía contener su inmensidad, transformándome en polvo de estrellas (como dicen algunos por ahi), estallando en millones de puntos de luz. Fue una sensación exquisita la que experimente.

Recuerdo que, tras esa explosión, lentamente regresé a todos mis sentidos, sintiendo completamente todo mi cuerpo: tocando mis manos, mis pies, oliendo mi cabello… Agradeciendo a Dios por mi vida, mi cuerpo y, sobre todo, por el profundo descanso que sentía; era una sensación indescriptible en mi pecho. recuerdo haber repetido constantemente: «gracias, gracias Dios, por este descanso, necesitaba un descanso, gracias, al fin me siento en paz, gracias». La medicina aún seguía recorriendo mi cuerpo en ese entonces, y me sentía muy feliz por mi existencia. Durante este proceso de agradecimiento, también estuve vomitando mucho, purgando y desintoxicando. Una vez ya recuperada, descansé mientras observaba la lluvia. Fue un momento hermoso, ya que tuve numerosas reflexiones expansivas de conciencia sobre mi vida, mi familia y otros temas que prefiero reservarme para no extenderme demasiado.

Posteriormente, al compartir mi experiencia en psicoterapia, descubrí que fue realmente una liberación lo que experimente. Oriana y Sofía me comentaron que comencé a gritar, y mi voz se tornaba cada vez más fuerte y aguda. Personalmente, no tenía conciencia de mi, pero debo decir que fue una experiencia liberadora y transformadora.

tercera jornada de ayahuasca: transformación y poder

En el primer capítulo mencioné cómo cada vez que tomaba el brebaje, sentía que la experiencia subía de nivel, sin desmerecer cada una de las vivencias anteriores, todas únicas y maravillosas. En lo personal, considero que no he tenido malas experiencias con este tipo de terapias, ya que el entorno es muy seguro y cuenta con personas excepcionales que guían cada proceso con maestría. No obstante, siempre percibo una distinción especial en la última toma antes de concluir el ciclo.

Llegada la noche, nos reunimos alrededor de la cálida chimenea, donde Sofía nos brindó las instrucciones para iniciar la última toma de ayahuasca. Una vez preparados, comenzó la ronda con cada participante ingiriendo el brebaje. Adopté una postura meditativa para tranquilizar la mente y relajar el cuerpo, aguardando los efectos de esta planta. Pasados los minutos, mi cuerpo comienza a sumergirse en el viaje, desencadenando vívidas visiones. Me vi acostada entre medio de una tribu, con seres luminosos, altos y azules (como avatares), cuidándome bajo grandes hojas luminosas que posaban sobre mi. Experimenté una sensación de curación y protección de estos seres en un mundo o dimensión de fantasía, mágica y sagrado, es como podría describirlo.

Posteriormente, me levante de aquella curación, transformándome en un felino, corriendo velozmente por un valle extenso, sintiendo una fuerza y determinación inquebrantables. a mi alrededor comenzaron a aparecer muchos otros felinos: leones, panteras, gatos, de diversos tamaños, razas y colores, siguiéndome en un viaje simbólico de liderazgo y poder. estuve un buen rato en este trance cuando De pronto siento el deseo de vomitar y sentí revivir aquella serpiente que experimenté por primera vez con la ayahuasca, una vivencia que relaté en el primer capítulo. Pero en esta ocasión, sentí que me encontraba en un proceso de reconciliación con esa fuerza interna, abrazando el poder de renovación y transformación de las serpientes.

Durante el proceso de purga, sentí un empoderamiento corporal de fuerza y transformación de las serpientes y felinos, que se fusionaban en mí. Cada vez que vomitaba, un rugido visceral emergía de mi interior, resonando con la energía de estos animales poderosos. Mis oídos sentían el siseo característico de las serpientes, y sentía que mis pupilas adoptaban la forma alargada de los felinos, reflejando una mirada penetrante, aguda e hipnótica de las serpientes. Vivir esta sensación era metamorfosearme que me dotaba de una percepción casi sobrenatural.

Esta espectacular fusión no solo revitalizó mis sentidos, sino que también encendió una reflexión en mí, sobre cómo la medicina conectó con todas aquellas intenciones que había establecido para mi retorno al retiro.

Mientras mis sentidos visuales seguían activos, la potencia de la medicina empezaba a decantar. Entonces comencé a sentir la melodiosa voz de Sofía resonando en el ambiente, envolviéndonos con su canto y brindándome una experiencia mucho más espectacular y reconfortante que se grabó en mi mente y alma. ¡muchas gracias!

enfrentando cambios: Decisiones, Desafíos y nuevos comienzos

Después de concluir el ciclo de mi segundo retiro, emprendo el viaje de regreso a casa con una sensación renovada, llena de claridad y determinación para afrontar los desafíos pendientes. Durante el trayecto, dediqué tiempo a reflexionar sobre la mejor manera de enfrentarlos, trazando en mi mente una estrategia para dirigir el rumbo de mi vida. Mientras exploraba todas las posibilidades y opciones disponibles en ese momento, comprendí la importancia de considerar cada paso con cuidado y deliberación.

La cantidad de información por procesar era considerable, por lo que decidí que al llegar a casa me tomaría una semana para abordar cada asunto de manera gradual y metódica.

En los días siguientes, lo primero que hice fue tener esa conversación importante y difícil con mi pareja. Abordé el tema desde mis sentimientos y pesares, evitando culparlo, ya que era evidente que, tras una década juntos, nuestra compatibilidad habia cambiado. Nuestra evolución personal y las lecciones aprendidas a lo largo de esos diez años juntos, ya no nos estaban nutriendo ni fortaleciendo como era antes. Comprendiendo que era el momento idoneo para vivir nuestra existencia de manera más armoniosa, sin tanta complicación, tanto por nuestro bienestar como por el de nuestra hija.

Fue en ese instante, al descubrir en su mirada que había comprendido todo, dando el paso abrir nuestros corazones al diálogo, la sinceridad, empatía y llegando acuerdos saludables para esta importante decisión. estoy muy agradecida, por haber llevado adelante esta separación de forma armoniosa y colaborativa, sacando lo mejor de nosotros como padres y transformando nuestra relación en un lazo de respeto, cariño y cooperación mutua.

una emnancipacion conyugal es un verdadero acto de amor en si mismo, una renuncia por el bien del destino del otro.

También me mude a un pueblo cercano a la ciudad en donde vivíamos con mi hija, dejando atrás amistades y mi entorno social por completo, comenzando desde cero en todos los aspectos de mi vida. A pesar de los desafíos y la incertidumbre que trajo consigo este cambio, lo percibo como una oportunidad para elegir conscientemente lo que es verdaderamente saludable y beneficioso para mi vida y bienestar. Aprendiendo también a sostenerme en medio de la transición, superando obstáculos y adaptándome a mi nuevo entorno, ha sido un proceso bastante desafiante pero enriquecedor a su vez. Descubrí la fuerza y la resiliencia que llevaba dentro, y me he permitido disfrutar y conectar con mi propia compañía de una manera más profunda y significativa que nunca antes.

Te invito a unirte a mí en este viaje de autodescubrimiento y transformación, donde juntos podemos inspirarnos, apoyarnos y crecer. ¡Sigamos avanzando juntos hacia una vida plena, auténtica y llena de significado! ¡Gracias por ser parte de esta nueva aventura!

agradecimientos y finalización:

Agradezco profundamente a Oriana y Sofía por su invaluable labor que han decidido emprender en esta vida, dedicada al servicio de la evolución humana. Son ejemplos inspiradores de generosidad, entrega y compromiso con el bienestar de los demás, y su impacto positivo perdurará en la memoria y corazón de aquellos que han sido beneficiados por estas plantas ancestrales y por el apoyo y espacio que nos brindan.

Esta biografía está dedicada con todo mi amor a mi querida hija Trinidad, como un testimonio vivo de mi trayectoria y como una fuente de inspiración para que emprendas tu propio viaje de autodescubrimiento. Mi deseo más profundo es que tengas el coraje de explorar tu propia verdad, que te conviertas en la mejor versión de ti misma, que brilles con luz propia y que vivas una vida llena de significado, amor y realización. Siempre estaré aquí para apoyarte, animarte y celebrar cada logro y cada descubrimiento que hagas en tu viaje hacia la plenitud y la felicidad. ¡Que la vida te colme de bendiciones y que tu corazón siga guiándote hacia tu destino con amor y sabiduría! Te amo más allá de las palabras.

también esta historia va dedicada a mis sobrinos, max, kay, antonella y atenea con la esperanza de que mis palabras siembren una guía en su propio viaje de autodescubrimiento y aprendizaje, les animo a que sigan sus pasiones, a que persigan sus sueños con fervor y a que nunca se conformen con menos de lo que merecen. nunca duden de su valía, de su poder para generar cambios significativos y de su capacidad para marcar la diferencia, Que sus acciones inspiren a otros a seguir un camino conciente, compasivo, solidario y lleno de amor, construyendo juntos una nueva generación mucho más equilibrada y unida . Los amo por siempre.

Que cada desafío sea una oportunidad de crecimiento, cada fracaso una lección de la que aprender y cada logro un motivo para celebrar y agradecer.

Dedicado también A toda mi familia, Les entrego esta historia como un tributo a su influencia. Cada uno de ustedes ha dejado una huella imborrable en mi corazón, sea cual fuese su forma, en esta narrativa me llevo lo mejor de cada uno, fusionando sus enseñanzas dentro de mi. los amo.

Que esta biografía sea un testimonio de gratitud y reconocimiento a la herencia de sabiduría y amor que he recibido, y que pueda inspirar a las generaciones presentes y futuras a abrazar sus propias historias familiares, a aprender de sus raíces y a encontrar su propia verdad.

GRACIAS POR LEERME. ¡TE AMO!

CONOCE MI LUGAR DE SANACIÓN «ENTHEOS» RETIROS DE EVOLUCION INTERIOR: WWW.ORGANIZACIONENTHEOS.COM

Explora temas relacionados

1 comentario en “Segunda Peregrinación de ayahuasca y bufo: Más Allá del Comienzo, 3ra parte”

  1. Pingback: Mi Año Después de Ayahuasca y Bufo Alvarius: 2da parte -

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Scroll al inicio