Ayahuasca mi experiencia y visiones

Mi experiencia con ayahuasca

Hola querido lector mi nombre es Gissa lavin, y si haz llegado a este articulo seguramente tienes curiosidad de saber que experimente, y vi con esta poderosa medicina, porque más que un simple brebaje, ha sido un catalizador de cambio profundo en mi vida.

Mi Camino hacia la Ayahuasca

Mi travesía al encuentro con la ayahuasca no fue casual; es un viaje que he emprendido conscientemente, en la búsqueda de sanación y respuestas para mi vida, marcado por una profunda crisis personal que arrastre por mucho tiempo y que se desató en el año 2020, en medio de la pandemia en Chile. Ansiosa por encontrar alivio a mi dolor físico y mental, me sumergí en un sinfín de terapias a lo largo de casi dos intensos años: psicología, biomagnetismo, acupuntura, Flores de Bach, entre otras más. Mi inclinación siempre fue hacia los remedios y tratamientos naturales, rechazando la idea de medicarme para cada malestar, hasta el punto de dejar los anticonceptivos e incluso optar por no vacunarme contra el COVID (decisión que mantuve), todo en un esfuerzo por desintoxicar mi cuerpo.

Mi lucha contra las menstruaciones dolorosas, las jaquecas, ansiedad, colon irritable y las frecuentes infecciones, para las cuales los antibióticos y analgésicos parecían más un parche que una solución, me llevó a reconsiderar mi alimentación y mis hábitos, buscando fortalecer mi organismo desde adentro. No puedo negar que cada paso dado en mi búsqueda para mi bienestar aportaba alivio, pero a veces el proceso era agotador. Sentía que luchaba día a día por mejorar, alternando entre jornadas emocionalmente positivas y productivas y otras en las que la voluntad me abandonaba y los viejos hábitos reaparecían, junto con una montaña rusa emocional poco comprendida por mí y por mis seres más cercanos. Así transcurrió el tiempo, hasta que un día, la visita inesperada de un familiar de mi expareja me introdujo al mundo de los hongos mágicos. Sin querer ahondar en ese capítulo todavía sobre mi experiencia, diré que los hongos fueron mi antesala a los psicodélicos, y el trampolín que me impulsó a conocer una medicina ancestral que ha transformado mi vida.

Un camino de autoexploración: Mi primer retiro de Ayahuasca y la revelación del Bufo Alvarius en agosto del año 2022

Antes de embarcarme en esta experiencia, me informé durante varios meses sobre qué se trataba la Ayahuasca, y buscando incansablemente un lugar donde pudiera trabajar con esta medicina de manera segura. Sin embargo, muchos de los retiros que encontraba estaban ubicados en otros países. Decidí dejarlo en manos del destino y esperar a que la medicina llegara a mí en el momento adecuado. Y así sucedió a los 3 meses siguientes.

Un día, de manera inesperada, vi una imagen en Instagram sobre medicinas ancestrales. Este anuncio me llevó a un sitio web y, finalmente, a un contacto de WhatsApp en Chile. Fue mi auténtico milagro. Me puse en contacto y tuve muchas conversaciones con la encargada, hasta que finalmente tomé la decisión de viajar a Santiago a un retiro de fin de semana de 3 días, donde experimentaría la medicina en dos ocasiones y también probaría otra llamada Bufo Alvarius totalmente nueva para mí.

Debo decir que el retiro al que asistí ha sido una verdadera bendición de Dios. El lugar se encuentra en lo alto de un cerro y en medio de la naturaleza, y las personas que trabajan allí demuestran una calidad humana muy acogedora y familiar. Además de las tres medicinas, incluyen la alimentación completa con desayuno, almuerzo y cena. Durante todo el proceso, nunca te dejan solo (a). Te acompañan y te brindan apoyo en todo momento, brindándote psicoterapia para integrar aún más la experiencia. El servicio que brindan es simplemente espectacular. Para mí, se ha convertido en mi segunda casa, mi templo al cual regresaré alguna vez más para seguir explorando y creciendo.

Mi Primer Encuentro con la Ayahuasca: Una Noche Transformadora

La medicina se administra durante la noche a cada participante en una sala con capacidad para 10 personas que viajan al mismo tiempo. En mi caso, éramos solo cuatro personas ese día: una pareja de matrimonio y una mujer de 50 años.

La ayahuasca es una bebida que se toma en pequeñas dosis, similar a un shot de tequila. Tiene un color café, una consistencia espesa y una textura arenosa. No sé cómo describir el sabor, pero, en mi opinión, no es desagradable.

Antes de tomarla, nos dieron una introducción sobre la medicina, de dónde viene, cómo funciona y las pautas a seguir en caso de necesitar ir al baño o vomitar, ya que cuando la medicina empieza a actuar, pueden presentarse episodios de vómito y/o diarrea. Sin embargo, estos son vistos como una forma de purgar emociones o dolencias físicas. Personalmente, pude presenciar mis propias purgas a través del vómito, pero les contaré más adelante.

Antes de la toma, si te sientes muy nervioso, te ofrecen rapé. Es un polvo o ceniza de una planta que te soplan en la nariz y actúa inmediatamente en el sistema nervioso, brindándote relajación y calmando la mente. En mi caso, decidí probarlo debido a la ansiedad que sentía en ese momento. Mis manos sudaban, pero ya estaba allí, con toda mi fuerza de voluntad, queriendo enfrentar mis miedos y dispuesta a explorar mi mundo interior. Mi mayor temor era descubrir qué escondía mi mente.

Cuando llegó el momento de tomar la ayahuasca, apagaron todas las luces y nos quedamos a la luz del fuego de una gran chimenea que estaba en la sala. Nos mantenía cálidos y, aunque no estábamos completamente en la oscuridad, la intención era que la medicina trabajara en nosotros de manera introspectiva. Tomé mi vaso de ayahuasca y antes de beberlo, era necesario ponerle una intención, ya que esta planta se conecta contigo a través de la intención. Y puedo decirles que es cierto, lo menciono porque he tenido varias experiencias con esta medicina. Por ejemplo, ese día le pedí que liberara mi cuerpo de todo dolor y amargura que sentía en mi vida, y luego bebí el brebaje. A los 20 o 30 minutos aproximadamente, comenzó a hacer efecto. Mi cuerpo se relajó mucho y mi visión se volvió algo distorsionada, pero estaba consciente de dónde me encontraba y lo que estaba haciendo. Estaba muy despierta, no como cuando te emborrachas y no puedes caminar o desconoces el mundo. Estas medicinas abren la conciencia, por lo que siempre estás muy consciente de absolutamente todo. El viaje duró alrededor de unas cuatro horas.

La medicina me conectó con mi primera emoción muy intensa de tristeza. Lloré muchísimo. Sentí que fue una catarsis que duró horas, como si estuviera experimentando un duelo gigantesco. Lloré con todas mis fuerzas, sintiendo que me liberaba de mucho dolor. Fue hermoso porque, después de tanto llorar, sentí cómo mi cuerpo dejaba ir esa tristeza y una enorme sensación de gratitud comenzó a recorrer todo mi cuerpo y se alojó en mi corazón. Sentí como si alguien tuviera su mano sosteniendo mi corazón, entregándome mucho amor. Fue en este momento cuando comenzaron mis visiones. Vi un mapa con muchas líneas que se cruzaban, conectando a cada persona que había conocido a lo largo de mi vida, desde mi infancia hasta la adultez. Eran muchas personas, muchos conocidos y muchas experiencias vividas con cada uno. Sentí que era una gran noche de celebración y perdón, reconociendo tanto los daños causados como los recibidos. Pero también fue un tiempo de reconciliación interior, de comprender que yo misma era un eslabón en la cadena de heridas no sanadas que otros cargaban y nunca habían atendido, viviendo en una prisión de dolor generacional que se traspasa y se repite una y otra vez, perpetuando creencias, patrones y comportamientos. Este capítulo significó para mí la ruptura de un legado de dolor generacional de mi linaje femenino, especialmente marcado por la violencia psicológica y física que sufrieron mis abuelas y mi madre, un momento sagrado de perdón y de amor propio, honrando a todos mis antepasados y ellos honrando mi historia y esa noche tan sagrada.

Luego, comencé a experimentar una profunda sensación de compasión y empatía hacia aquellas personas de mi mapa, y este acontecimiento me hizo llorar nuevamente. Miré a cada persona y vi todo el dolor que cargaban. Este viaje me ayudó a comprender muchas cosas, amigos, y a dejar de tomar los asuntos de otros como algo personal. Además, estar bajo los efectos de la medicina intensifica las emociones y sensaciones de manera significativa.

Al final de esta historia, después de haber sentido mucha compasión, comencé a conectar con el miedo. La ayahuasca quería salir de mi cuerpo y sentí que ya era hora de vomitar y purgar, pero en mi primera noche no logré hacerlo. Una de las cuidadoras se acercó para preguntarme si me sentía bien. Le dije: «Siento que tengo una serpiente dentro de mi cuerpo que quiero sacar, pero cada vez que lo intento, ella se enoja mucho conmigo y me da miedo». La chica me aconsejó que no me esforzara en querer sacarla esa noche, que al día siguiente podríamos seguir con más medicina y tal vez lograría hacerlo. Me recomendó que le entregara amor y descansara, diciéndome que lo había hecho muy bien. Así que decidí seguir su consejo y me acosté a descansar. Los efectos comenzaron a disminuir poco a poco, pero no logré conciliar el sueño. Mis compañeros también estaban despiertos, así que decidimos pasar el resto de la noche en el jardín del lugar, llenándonos de conversaciones profundas y conociéndonos más entre nosotros.

El viaje con la ayahuasca es una experiencia transformadora que va más allá de las palabras. A través de ella, pude explorar y liberar mi amargura, encontrarme con un estado de gratitud y comprensión que ha marcado un antes y un después en mi vida. Es una medicina que, bajo la guía adecuada y con las intenciones correctas, tiene el poder de abrir puertas a la sanación emocional y espiritual.

Segunda jornada: Descubriendo los misterios de la medicina Bufo Alvarius

Al día siguiente, comenzamos con un nutritivo desayuno para recargar energías antes de reunirnos para una sesión de psicoterapia. Durante este encuentro, cada uno compartió y reflexionó sobre la experiencia vivida la noche anterior, lo que nos permitió enriquecernos mutuamente con valiosa información y perspectivas individuales.

Al mediodía, nos adentramos en la siguiente medicina: el Bufo Alvarius, es una rana que habita en el desierto de Sonora, México. De sus glándulas se extrae una secreción que, al ser fumada, libera DMT en el cerebro. Según lo que he leído, el DMT se activa naturalmente en el cerebro solo dos veces en la vida: al nacer y al morir. Se ha especulado mucho sobre experiencias cercanas a la muerte en las cuales las personas que están en estado de coma en los hospitales y que, al recuperar la conciencia, relatan encuentros con lo divino, visiones de vidas pasadas y mensajes de trascendencia. Y bueno, esta medicina activa dmt en tu cerebro.

La experiencia con esta medicina es profundamente catártica. En cuestión de segundos, uno se sumerge en un trance que lo transporta a otros planos y dimensiones mentales, disociándote de todo. A pesar de su corta duración, aproximadamente quince minutos, el viaje es sumamente intenso. Antes de administrar la dosis, las facilitadoras nos brindaron información detallada, respondieron nuestras preguntas y te dan instrucciones y ejercicios prácticos de respiración para fumar la sustancia.

Confieso que estaba bastante nerviosa al principio y así se lo hice saber a una de las facilitadoras. Fue entonces cuando ella se acercó y me dijo: «Recuerda que el miedo paraliza, impidiéndote avanzar». Cuando sientas miedo, crúzalo y transfórmalo en combustible para cultivar coraje, fuerza y valentía en tu interior». Sus palabras resonaron profundamente en mí y nunca las olvidé, y gracias a su aliento, reuní el valor necesario para dar el primer paso. Inhalé profundamente la sustancia hasta llenar mis pulmones y, en cuestión de segundos, me sumergí en un viaje trascendental, desconectándome de mi cuerpo y del entorno que me rodeaba.

mi viaje con la medicina Bufo Alvarius

Haré mi mejor esfuerzo para ser lo más clara y comprensible posible sobre mi experiencia, ya que tras esta increíble vivencia me di cuenta de lo limitado que es nuestro lenguaje para describirlo, y Las palabras se quedan pequeñas al intentar definir la experiencia.

Sentí que dejaba atrás este plano terrenal, como si fuera lanzada en un cohete hacia la inmensidad del universo. Me invadió una sensación de viaje veloz y lejano, viajando a través de una corriente de luz y energía infinita, rodeada de innumerables estrellas y expandiéndome en el universo. Experimenté emociones intensas como: alegría, felicidad, placer, euforia, excitación. Fue sentir un fuerte orgasmo y expansión total, acompañado de una fuerte energía divina, hermosa, exquisita, perfecta, sublime y espectacular. Es como podría describirlo.

Transcurridos los minutos, el efecto de la medicina empezó a desvanecerse. Volviendo a mis sentidos poco a poco mientras mis compañeros también regresaban. Observé a varios de ellos vomitar y pronto sentí un malestar en el estómago. Conecté con esa serpiente que la noche anterior, con ayahuasca, no había logrado expulsar. Una de las cuidadoras trajo un cuenco tibetano y, con otra persona, los hicieron sonar a ambos lados de mí. Mi garganta se apretó y comnence a emitir un sonido de rugido de ira, grrr, grrr, sentí que se resistía a salir. Las chicas intensificaron el sonido de los cuencos y entonces comenzó mi vómito, que finalmente salió con fuerza, como si estuviera expulsando una fuerte carga negativa emocional, como si me estuvieran practicando un exorcismo, sentí que expulsaba putrefacción, aunque no fue visual solo lo sentí así.

Tras vomitar profusamente, experimenté una sensación de paz, alivio, calma y gratitud. Fue como si me despojara de un peso muy considerable de dolor que ya no cargaría más, aparte de que era insostenible para mi corazón. Sentí un alivio tan grande y profundo que me embargó de felicidad. Me puse de pie, al igual que mis compañeros, tras terminar de vomitar, y nos abrazamos con mucha alegría y saltando juntos en un estado de euforia.

Al concluir esta maravillosa y profunda experiencia intensa de alegría y liberación, nos aguardaba un almuerzo generoso y nutritivo en una larga mesa de madera situada en la terraza del lugar. Desde allí, disfrutábamos de una hermosa vista panorámica de Santiago, con un cielo azul despejado y un sol radiante. Fue un festín para todos mis sentidos: contemplar el paisaje, escuchar la brisa y el canto de los pájaros entre los árboles, saborear los alimentos con gran placer y Disfrutar de la compañía de mis compañeros y cuidadoras. Fue entonces cuando me di cuenta de que la medicina había transformado por completo mi percepción de la vida. Me permitió contemplar el mundo con una nueva mirada, y desde entonces, nada volvió a ser igual.

última jornada: segunda toma de Ayahuasca

Ese mismo día, tuvimos la tarde libre para recargar energías. Afortunadamente, pude dormir profundamente, compensando la inquietud de la noche anterior, influenciada por la medicina. Al caer la noche, nos congregamos en la sala, cobijados por el calor reconfortante de la chimenea. Iniciamos con una sesión de psicoterapia, destinada a integrar lo vivido con Bufo Alvarius, y posteriormente, nos dispusimos a nuestra segunda ceremonia con Ayahuasca, estableciendo una intención clara antes de consumir la sagrada bebida.

Unos veinte minutos más tarde, comenzó mi viaje, elevándose a un nivel superior con cada nueva dosis. Los visuales se hicieron presentes: me vi a mí misma, o mejor dicho, sentí que la medicina escaneaba mi ser interno, buscando rastros de toxicidad y energías negativas. Para mi alivio, me descubrí libre de impurezas. Sin embargo, pronto las visiones se tornaron hacia imágenes de gatos negros entrelazándose en suciedad, cenizas y cigarrillos rotos, reflejando una mezcla caótica y contaminada, que aún habitaba dentro de mí. Fue entonces cuando comprendí la importancia de mi autocuidado, como también la necesidad de abandonar los malos hábitos.

Cuando la necesidad de vomitar y purgar se hizo evidente, tomé mi recipiente y experimenté una limpieza profunda. En el canasto, observé gusanos retorciéndose (fue una visión bajo los efectos), pero no sentí repulsión ni miedo, sino una profunda paz y comprensión, confiando en el proceso de mi curación por el que transitaba. Después de ese momento, me recosté y me sumí en una sensación de conexión cósmica; me sentí única, una criatura divina, parte de la magnífica creación de Dios, como toda la vida que habita este planeta.

Mi espíritu emprendió vuelo, observando desde las alturas paisajes montañosos en todas sus etapas: nevados, desérticos, vegetativos… así como en todas sus estaciones: invierno, verano, otoño… En cada cambio de estación y clima, pude ver todas las criaturas que la habitan. Luego, atravesé amplios océanos, conectando con la vida marina y sus innumerables especies, incluyendo los seres más diminutos: insectos, microorganismos, células… y En ese instante, mi mente se iluminó con la comprensión de que formo parte de un «todo» interconectado; nada está aislado, todo opera en perfecta conexión y armonía. La maravilla más grande esculpida por Dios. «Y fue muy revelador»

Con el paso del tiempo, me preguntaba qué es lo que realmente separa al ser humano de la plenitud de la existencia, y he comprendido que el ego es el artífice de esa división; nos aleja de nosotros mismos y de los demás, a través de nuestras creencias limitantes, prejuicios, egoísmo, miedo, avaricia, celos, orgullo entre tantas otras características. Nos estamos desconectando de la naturaleza, donde reside la verdadera cura para todos nuestros males. Dios no dejó nada al azar; la vida y el universo son la manifestación de la perfección, y hasta el más pequeño de los problemas en tu vida te ofrece una valiosa lección. Tenemos innumerables razones para estar agradecidos y ninguna para quejarnos. Y para llegar a comprender lo que te digo, es necesario amar y aceptar la oscuridad, no la reniegues ni temas a equivocarte, recuerda que esto también es parte del «todo», toma ese dolor como un regalo de dios y una oportunidad que se te está presentando para aprender de ella y transformarla en amor, crecimiento y luz, y siento que con esta filosofía «para mí» es la clave que te lleva de regreso a casa, a conocer tu verdadera esencia y el porqué estás aquí.

finalización y Continuidad:

Y así, amigos, concluye el relato de mi travesía. Lo vivido aquel fin de semana ha quedado grabado para siempre en mi mente, alma, y ahora en mi querido blog. Algo dentro de mí insiste en que estas experiencias no deben ser llevadas en silencio a la tumba. Al revelar nuestras historias y experiencias, alimentamos el intelecto colectivo, y es a través de este intercambio de información que aprendemos y evolucionamos juntos.

En el próximo capítulo, compartiré los sucesos de los meses siguientes a este primer retiro con estas medicinas ancestrales. Es importante mencionar que la influencia de la medicina persiste en un periodo de 4 a seis meses posteriores, trabajando en la mente y el cuerpo, modificando la biología, tejiendo nuevas redes neuronales, y entrelazando experiencias y aprendizajes en todo momento. Y durante este periodo de reestructuración interna, mi vida comenzó a cambiar y transformarse hacia afuera.

Coméntame qué piensas, te leo, y gracias por leerme. ¡Te amo!

segunda parte de la historia: «mi año despues de ayahuasca y bufo alvarius»

conoce mi lugar de sanación «entheos» retiros de evolución interior: www.organizacionentheos.com

Explora temas relacionados

15 comentarios en “Ayahuasca mi experiencia y visiones”

  1. Pingback: La Segunda Peregrinación, Más Allá del Comienzo: 3ra parte -

  2. Pingback: AYAHUASCA MI EXPERIENCIA Y VISIONES.TESTIMONIO - Organización Entheos

  3. Macarenaponcec@hotmail.com

    Que maravillosa experiencia contada en tu historia , sin duda has logrado encontrar tu camino poco a poco sanando cuerpo , mente y alma ! Un abrazo y feliz por esta experiencia que has vivido gisa !

  4. Pingback: Mi Año Después de Ayahuasca y Bufo Alvarius -

  5. Uffffffffffffff, con una expirencia tan fuerte , grande y tan bien escrita !
    No tengo palabras ! Lo unico que te digo felicitacion , fuste fuerte !
    No es facil enfrentar algo como eso , el ego , el miedo , la conciencia !
    Ufff me gustaria mucho llegar a vivir eso , pero y si me muero ?
    Es muy fuerte sin estar con alguien sercano? Explicame plzzzz

  6. Uff me lleno de emoción tu experiencia, el sentimiento de que todo está conectado y que el ego es lo que nos separa de la verdad que es que ,con tu relato y también tuve la oportunidad de conocerte en persona es muy gratificante conocer y escuchar experiencias que te permitan acceder a donde se encuentran las raíces de los problemas personales y como comprender que cada situación que nos pasa es porque era necesario para nuestra evolución, esperaRÉ con mucha Expectativa el siguiente post de tu blog ❤️

  7. Guauuu tremendo tema . Primero que nada te felicito por tu coraje y valentía en la búsqueda de respuestas . Yo también comencé en 2021 con la pandemia con un libro el cual me llevó a descubrir que no era yo la del problema sino que de mis vidas pasadas y mi linaje ARRASTRE por muchos años patrones de lealtad que no me correspondían y pude liberarlos y empezar a crear mi propia vida con mis sueños y metas . Comprendí que somos más que un cuerpo físico, somos energía eterna . Y que solo yo tengo el poder para crear mi vida . Es difícil como dices tu porq hay que aprender a controlar ese ego que no te quiere despierta . Gissa es un temazo hay tanto que descubrir que podrías más adelante hacer reuniones físicas para compartir experiencias y seguir aprendiendo de esto . Te felicito 👏 me encantó tu historia y espero tu segunda edición. Me encantaría vivir lo . Y superar los miedos que no me dejan avanzar. Un abrazo y a seguir por tus sueños. Gracias, gracias, gracias 🫂💖🫶🔯☯️🕉

    1. muchas gracias querida issa, fue muy lindo conocerte y claro que hay mucho tema detras del despertar de conciencia, y es un tema que me gustaria seguir comunicando en todas mis plataformas sociales, formando una comunidad que nos permita aprender juntos. ¡asi sera!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Scroll al inicio